Vengo de elegir los goces
para esta noche intensa
a clavar un reloj alucinado
que me obligue a quedar
permanecer en el estado que ocupan
la mesa y la pared.

El silencio vaga por una carcajada
interminable
hay penumbras infladas por el miedo
pudores habitados de niñas risueñas
y mares espumosos
olores averiados disimulados
sordos.

Sobre la noche pegajosa
se pierde mi cara en el trayecto
quebrado del espejo
y yo que vengo de elegir mis pausas
no sé por qué se apuran
mis brazos mi garganta
y sé que los hay:
sueños dormidos
sobre bancos de plaza
trenes largos
taladrando quietudes
sombras desiguales
improvisando sensaciones.

Vengo de elegir una pared
donde estirar mis ganas
tenderme a gusto apostando al cenicero
quién se burla mejor de la palabra
quién de los dos
es más ceniza.

(Humahuaca/1980)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Security Code:

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD