Porque nada de todo
me afibra más
que la tierra inacabable
porque estoy de raíz
absorbida por la lluvia
y la sangre mayúscula
a la memoria del hombre
sus arbustas tristezas
sus estatuas

porque nací con los pies
herrumbrados
enharinados de sal
y de malezas
con sed en el alma
y en la boca
una cruda eternidad de nostalgias
a cuestas
un incorregible placer
por el llanto y la distancia

porque me siento cautiva
cuando ensayo tertulias de luna
entre vagones despoblados de voces
dispuestos a barrancos y cenizas
y me acuesto entre el sol
el horizonte
y sobrevive un poro de gris
gesticulando noche
restos de olivares tatuando
muros y llanuras

porque nada me pesa más
que el después postergado a la deriva
olvidados versos aceptando el invierno
sus meticulosas lonjas de vientos
y de historias
el nunca acorralado entre sueños

porque me pesa mi peso de mendrugo
la propiedad entera de mi cuerpo transcurrido.

(1973)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Security Code:

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD