nos-otros-encuentro-y-desencuentro-de-dos-culturas-en-el-corazon-de-la-tierra

NOS OTROS
“Encuentro y desencuentro de dos culturas en el corazón de la tierra” (2001)

Ediciones La Obra.
Ilustración de tapa: Gustavo Salina

 

 

 

Referencias:
Graciela Volodarski, escritora y educadora comparte las reflexiones y experiencias recogidas en el marco de la Quebrada de Humahuaca donde se radicó por más de 15 años desempeñándose como docente en los distintos niveles de enseñanza.

Un relato apasionado, comprometido, despojado de formalidades, un texto provocativo y desafiante  que rompe con los estereotipos y los discursos convencionales, asumiendo debilidades y contradicciones porque va en busca de su propia identidad.

… los tropiezos y frustraciones fueron necesarios para que pudiera debatirme entre lo aparente y lo verdadero, entre lo que me hubiera gustado y lo que en realidad pude hacer, entre los sueños desmedidos y lo que pude en definitiva transitar y construir con lo poco y lo mucho que tuve entre las manos. Si hubiera llegado a Humahuaca en perfecto estado de salud, sabiendo lo que hacía y hacia dónde me dirigía, seguramente todo hubiese sido más fácil, menos comprometido. Para qué quería yo meterme en semejante desplante de la vida, qué necesidad tenía de perderme en tamañas soledades, debatirme en sucesivas luchas y cuestionamientos respecto de mi pasado y mi propio destino. Pasado, historia destino de quienes habitamos un continente desmesurado de sueños y emociones, un país desconocido aún, inventado y contradictorio. Después lo supe, no hay limpieza sin suciedad, no hay claridad sin noche, no hay certezas sin dudas. (extracto “Los baches del Camino”, pág.29)

…El nuestro es un país con una población heterogénea y los maestros no podemos ignorar que actualmente la mayoría de nuestras escuelas están habitadas por niños provenientes de países vecinos. Bolivianos, peruanos, chilenos, cientos de uruguayos y muchos paraguayos han hermanados nuestras escuelas con sus modos peculiares de ser, de hablar y de manifestarse. Esta es una realidad, un presente que nos está diciendo que la Argentina tiene que empezar a ver y dibujar otro circuito de relaciones porque éstos son tiempos para involucrarse, cuidar la tierra y sobre todo solidarizarse con el otro.

Convengamos que no siempre se aceptan y respetan estas diferencias en el aula. No todo el mundo está preparado ni educado para entender ni interpretar la realidad, aunque es el maestro, quien cada vez más, está involucrado en las problemáticas sociales. Sin embargo, hay quienes aún, plantean diferencias que en ocasiones provocan rupturas irreparables.

Sabemos, no siempre es dejadez lo que algunos critican desde su mirada burguesa y prejuiciosa. No siempre es descuido o desinterés como suelen calificar a un padre con seis hijos porque el mayor viene sucio o el menor descuidado, rotoso. No es dejadez. A eso, señores, se le llama pobreza. (extracto de “la diversidad va a la escuela” Pág.51)

 

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD