nivel-inicial-juego-trabajo-en-redNIVEL INICIAL JUEGO-TRABAJO EN RED (2006)

Colección Itinerarios
Ediciones La Crujía

 

 

 

 

Referencia:
Este libro intenta compartir una forma alternativa de abordar el juego-trabajo, diferenciándose de la tradicional en cuanto a su enfoque y organización, ya que en principio lo que propone no es ubicarse en los rincones sino construirlos a medida que se juega.

La propuesta opera a partir de un cambio en la denominación de los sectores de juego. El rincón de la casita pasa a ser el rincón o sector del “dale qué”, el rincón de juegos tranquilos cambia su nombre por el de “juegoteca” y se integra al rincón de biblioteca.

Propone una nueva metodología: el juego-trabajo en red, a través del cual los distintos sectores se conectan e interactúan para establecer una red de relaciones que profundizan y complejizan el conocimiento de la realidad, constituyéndose en una  trama social significativa. Otro de los aspectos prioritarios es la contextualización del juego a través de la anticipación y puesta en marcha de “proyectos” individuales y colectivos, que a la vez contribuyen a una propuesta grupal, una meta que el grupo se propone alcanzar al finalizar el juego y que se expondrá durante la puesta en común.

Juego-trabajo en Red: la construcción de una trama social dinámica e interactiva.

A través de esta propuesta el juego dramático se desarrolla en un escenario donde la “acción” y la “representación del conflicto” conducen a la construcción de ciudadanía.

El juego-trabajo en red permite interactuar roles, establecer relaciones, abordar problemáticas de la vida cotidiana. Es probable que como “chofer del colectivo” el niño se involucre en otras situaciones que hubieran aparecido en el devenir del juego a través del intercambio constante de los participantes, de tal forma que se van generando nuevas y diversas instancias dramáticas conectadas unas con otras como ocurre en la realidad.

No se trata que el niño se cambie de rincón como ocurre habitualmente sino que esta propuesta le permite interactuar desde su rol y su proyecto con otros sectores, enriqueciendo y complejizando las situaciones de juego. El hecho de ser colectivero no impide que en un momento de descanso concurra a la biblioteca. Nadie está todo el día en su casa. Las personas trabajan, se movilizan, van al hospital a sacar un turno o hacerse atender, van al supermercado, a la plaza, es decir se va construyendo el espacio y el tiempo de la situación lúdica a medida que se juega y de acuerdo a los objetivos trazados.

Las pautas que regían el juego dramático en otros tiempos no son las mismas en la actualidad. La constitución familiar, las cuestiones de género, las condiciones laborales, los conflictos sociales, la influencia de los medios y el avance tecnológico,  etc. son parte de una realidad que nos propone otra mirada, otro accionar frente a los acontecimientos, otra respuesta ante las situaciones de la vida cotidiana. Imposible seguir jugando en la casita como si nada pasara. El nuevo paradigma social, económico, cultural, político, demanda inexorablemente un cambio de actitud y de mentalidad para diseñar el nuevo juego dramático dentro de la sala. El mismo se convierte en un verdadero escenario donde la “acción” y la “representación del conflicto” conducen a la construcción de ciudadanía.

 

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD